Pasar al contenido principal

Presenta el Estado de México dos libros en el último fin de semana de la FIL Guadalajara 2013

Guadalajara, Jalisco, 6 de diciembre de 2013.- En el último fin de semana de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2013, se presentó, en el Pabellón Estado de México, Riqueza florística de Tenancingo, Malinalco y Zumpahuacán, texto agrupado en la Colección mayor del Fondo Editorial Estado de México (FOEM).

Elinor Josefina López Patiño, investigadora y autora del libro, explicó que es el resultado  de una exploración botánica realizada por cinco años en la región, sobre la flora de una región muy llamativa por su escenario natural correspondiente a un área natural protegida.

También indicó que México alberga una de las vegetaciones más bellas y variadas del mundo y precisó que las plantas forman hábitat; fundamentales en la conformación estructural de diversos ecosistemas.

La autora afirmó  que la protección de la naturaleza, implica minimizar los daños generados en el uso de los recursos naturales para asegurar su permanencia; “debemos evitar que se rebase la capacidad de los ecosistemas y recuperar su equilibrio; para favorecer su continuidad”.

En el libro se mencionan especies y familias que son sobresalientes en la región por su distribución, uso o rareza.

El Estado de México, alberga una cantidad impresionante de organismos y biodiversidad, todos los seres humanos, utilizamos los recursos naturales, pero estamos poco informados, se conoce que México es un país megadiverso. La riqueza  y diversidad con la que cuenta y el conocimiento de las especies es ajeno a la gran mayoría de las personas.

Con gran variedad de público asistente al pabellón, también se presentó el libro Sin tiempo dos novelas, de la escritora Bertha Balestra, el trabajo contiene la reedición de los títulos El pez de alabastro y Donde la niebla se extiende.

Donde la niebla se extiende narra la historia entrañable de una mujer en el siglo XVI, época en la que llegan los frailes a nuestras tierras a evangelizar a los indios. De forma sencilla y amena, Bertha Balestra nos transporta a aquellos años y logra recuperar la voz de esos dos grupos siempre marginados: las mujeres y los indígenas. Precisamente así  inicia la novela, con la voz de una mujer, una artesana hablándonos directamente a nosotros, los lectores.

Desde la primera página ella y la autora nos invitan a sentarnos en un banco para que, mientras pinta, escuchemos una historia que le contó su abuela y ella a la suya y así, muchas abuelas atrás.

En el pez de alabastro Bertha Balestra nos presenta varios personajes cuyas vidas forman una red que nos va atrapando desde la primera página. El pasado y el presente se van trenzando, así como dos lenguajes: el bíblico en voz de un personaje masculino, y el otro, moderno y ágil de una traductora en Jerusalem, además del de un médico que radica en Miami, una joven viuda mexicana que, a través de varias señales, va a darse de bruces con un mundo al que ella en otra vida, en otro tiempo, perteneció y que va a cambiar su existencia, su futuro y el de las personas que la tratan durante su estancia en Israel.

06/12/2013
Premium Drupal Themes by Adaptivethemes