Pasar al contenido principal

Rostros de la lectura y Génesis apócrifo en la FeNaL 2014

León, Guanajuato, 7 de mayo de 2014.- La participación del Pabellón Mexiquense en la Feria Nacional del Libro de León (FeNaL) 2014, continúa con la difusión del acervo del Fondo Editorial Estado de México (FOEM), y con el desarrollo de su programa, con la presentación de los textos Rostros de la lectura de Marco Aurelio Chávezmaya y Génesis apócrifo de Alfonso Sánchez Arteche.

En este sentido, Marco Aurelio Chávezmaya destacó la importancia del libro como objeto de cultura, y señaló que Rostros de la lectura se refiere a que cada persona tiene una historia; “la obra es imprescindible para acercarnos a ella y uno de sus propósitos es provocar a los que ya son lectores a que compartan su pasión por las letras”.

La lectura, además de espejo, ventana, camino y encuentro, es consuelo, revelación, amor a primera vista, fuente de placer y de angustia, búsqueda y condena, artero vicio o enfermedad crónica, y muchas cosas que cada lector puede identificar y definir, indicó.

Leer un libro, entonces, hundirnos en la lectura de un libro que nos ha atrapado, es como hospedarse en un sitio muy grato y abrir a cada momento la ventana y asomarnos a ese bosque, a esa calle, a ese mar sereno, a ese desierto, a ese poblado prodigioso o a esa montaña nevada que, eventualmente, se irán haciendo familiares y queridos.

Toda lectura, antes que encuentro con algo o con alguien, es la incertidumbre de no saber qué nos guardan las páginas; es promesa, expectativa, una posibilidad de encontrarse con la vida; el lector recrea la obra al leerla e interpretarla, concluyó el escritor.

Rostros de la lectura surge de una conferencia impartida en el marco de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil 2012, para los promotores de libros de todo el país.

Por su parte, Jorge Olmos y Hugo Ortiz, comentaristas del libro Génesis apócrifo, coincidieron en que es un breve texto sobre la creación del mundo visto tras bambalinas, donde serafines, querubines, potestades, custodios y almas benditas, se afanaban como en un taller plagado de “maestros” constructores y “macuarros” celestiales.

Relatos y fábulas donde se re-escribe la historia conocida de un puñado de sucesos de cariz casi mítico de nuestra cultura: la fundación de Tenochtitlán, la instauración del Edén, la verdadera natividad pero en México. En la historia, el autor traslada los sucesos relatados a tierras mexicanas -quizá esté mejor decir a tierras prehispánicas de lo que será México-. Allí tienen lugar las anécdotas de todos conocidas, plantadas en una tierra extraña, contadas según un punto de vista que no es el habitual.

Sánchez Arteche aprovecha las posibilidades de lo apócrifo para apropiarse de innumerables libertades escriturarias, unas relacionadas con la técnica, otras con el argumento, y unas más con la moraleja, enseñanza o final de los relatos. Así, echa mano de argumentaciones, formas, impostaciones de voz, simulaciones, choques de contextos, empleo de mexicanismos y jergas urbanas contemporáneas, en su afán de mantener a la vista esos hechos, casi mitos, de la humanidad mexicana.

07/05/2014
Premium Drupal Themes by Adaptivethemes