Secretaría de Finanzas

Fundiciones

Mediante marcas de fuego, blasones o escudos, sellos y ex libris los libros
adquieren la personalidad del lector o institución que los posee, indistintamente.
También indican pertenencia y propiedad. Pero aseguramos que
el principio fundamental de esa actitud partió, y parte, de unir la historia
personal con el conocimiento que se guarda entre los forros.
También, al abrir un libro los ojos se detienen no tanto para saber el
nombre del poseedor, sino para admirar, en la mayoría de casos, la belleza
del fondo y forma del trazo del artista que sintetizó las obsesiones culturales
del poseedor, quien en un instante de lucidez y de comunión
coloca el punto final del libro a través del pedido realizado.
Ojalá que los amantes de los libros, que aún son muchos, disfruten
este libro que Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México,
A.C. (ADABI) junto con el Fondo Editorial Estado de México (foem) han
preparado
con delectación y con fruición de bibliófilos.
 

Páginas