Pasar al contenido principal
Gobierno del Estado de México

Lecturas de Cabecera

Las historias, como los rebozos, se hilan, se urden y se empuntan; son fragmentos de un pueblo que se retrata en este libro. Los personajes de este texto tienen el encanto de las leyendas, imprimen a su vida cotidiana sucesos sobrenaturales que van desde historias de aparecidos y almas en pena que velan sus tesoros enterrados, hasta pactos infructuosos. En los relatos se rescata la tradición oral de un pueblo que persiste gracias a que las costumbres y creencias se transmiten de boca en boca; las historias se desarrollan en viejas casonas, parajes, cerros, chozas y caminos. El leitmotiv en la obra es el personaje de un pueblo dedicado a la manufactura de rebozos.

Novela corta compuesta por tres apartados: “El Árbol de la Vida”, “El Árbol de la Muerte” y “El Nuevo Sol”, en ellos, Bertha Balestra entreteje mito, tradición y una historia de amor que da origen a la identidad que el pueblo de Metepec construye desde el enfrentamiento entre la cultura española y la indígena. La narradora cuenta que “hace muchas abuelas” existió Xochiquetzal, quien era una mujer muy joven cuando los frailes llegaron a su pueblo a enseñar la doctrina cristiana; como no quería que le ofrecieran su corazón a Huitzilopochtli, decidió emprender el camino con fray Pedro y fray Benigno, pero disfrazada de hombre. Y así empiezan sus “ancestrales memorias” y su largo camino por la evangelización.

En esta novela se concentra la mejor narrativa del autor: los recursos como el monólogo interior o el uso indistinto de las personas gramaticales tienen su punto de encuentro en diálogos que van de lo irónico a lo contestatario. Pero no son sólo los personajes y su verborrea barrial los que se contraponen en esta novela, también lo hacen algunos lugares emblemáticos de Toluca: el estadio Nemesio Díez "La Bombonera"; el cine Coliseo, Los Portales o el Mercado Juárez, antes del Carmen por ubicarse cerca de la iglesia carmelita. De igual modo, los futbolistas se encuentran con personalidades del espectáculo vernáculo nacional como Tin-Tán o José Alfredo Jiménez, Capulina o Clavillazo. Todo ello en el marco de aquel glorioso año, para la afición.

En medio de la Revolución Mexicana, en un poblado que parece estar en el centro de la república, una pareja de campesinos tiene a sus primeros trillizos. Feos, glotones, descarados, negros como el carbón y con cierto halo de misterio: Melchor, Gaspar y Baltazar son la primera parte de la prole de esta familia tan singular. Meses después aparecen las trillizas: Caridad, Fe y Esperanza, exactamente iguales a sus hermanos. Ellos serán los famosos caníbales que, inocentes y brutos, pero con un talento especial, recorrerán con un circo los peligrosos caminos de un México en armas, a través de las páginas de esta novela amena, divertida y llena de sorpresas.

El autor de este poemario, traducido al otomí por Petra Benítez, explica que “la inspiración de ‘La palabra azul’ se anida en un cúmulo de sensaciones y reflexiones en torno a la creación, los mundos cotidianos, lo fantástico y esa relación cosmogónica de las culturas ancestrales de Mesoamérica con la naturaleza sagrada”. Orgulloso de su pertenencia al pueblo hñahñu, Bastida Muñoz espera posicionar el pensamiento contemporáneo de su comunidad y la diversidad lingüística de México.

Novela contextualizada en Valle de Bravo que relata la historia de amor entre Margarita y un médico recién llegado al pueblo. Enriquecida con algunas referencias históricas, la prosa exacerbada del autor retrata los espacios y sensaciones de los personajes y permite al lector adentrarse en un lugar de paisajes coloridos que enmarcan el desarrollo de un final inesperado.

Valle de Bravo, declarada ciudad desde 1878, es hoy una población provinciana a punto de desaparecer. Sus nuevos habitantes van levantando lentamente, dentro de los forzados límites de la vieja arquitectura, elementos copiados de chalets alpinos europeos y del mediterráneo. Con ello introducen otras historias de vida con nuevos conflictos y nuevas esperanzas. Con la huída de la vieja arquitectura se han marchado también sus antiguos habitantes. Éste es el relato de algunos de estos personajes que dejaron tras su partida las viejas casas, los patios y las enormes huertas y que abarca más de cien años que, con sus crueldades y sinsabores, era sin embargo una vida en armonía con su entorno.

Pelea es una apuesta a la superación personal, un enjambre de historias con hilos conductores precisos; amor, solidaridad, voluntad y ganas por alcanzar los sueños. Ricardo Guerrero Jiménez nos presenta la historia de Zarek El Chinito, que de una infancia entre basura y desesperanza, vive una adolescencia con una “familia postiza” en un gimnasio de box. Esa infancia lo vuelve rudo, peleador; indomable, hasta que en su andar encuentra a Carlos “El Poeta”, Esquivel, ex campeón mundial de box, Carmen, Maya, Trébol, entre otros personajes, que le dan oportunidad de aspirar a un futuro menos desolador.

Ese aroma del terruño que ha contagiado a tantos, la casa de la abuela, los olores distraídos entre la multitud de los recuerdos... la tierra primera, siempre dispuesta a ser recordada apenas un detalle se presente. Los carnavales del tiempo, los azares de la historia, el bienestar de regresar al origen; todo esto lo conocía y lo sentía uno de los autores más entrañables de nuestro estado. Es por eso que la necesidad de contar el pasado, la voluntad y el gozo de rescatarlo se reflejan en cada una de estas páginas, recopilación de textos publicados por el maestro Gustavo G. Velázquez durante la década de los años 50 con el seudónimo de Jesús Brodiaga.

Las riquezas naturales del sur de nuestro estado, sus habitantes, los recuerdos de infancia y los orígenes del primer amor se retratan, en esta serie de poemas, a partir de la mirada del autor al recordar su paso por municipios del Estado de México. La feria de mayo, la flora, la fauna, los rituales de la Semana Mayor o el acento que distingue a la gente de la región, se describen en los versos de este libro. Víctima del encanto sureño, el poeta se pregunta con nostalgia: “¿Regresaré?/ Hasta entonces/sabré/si allá quedó/un poco de mí”.

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes