Secretaría de Finanzas

Letras

Han pasado más de veinte años…, me congratulo y puedo decirlo, hace más de veinte años que la conocí, en una oficina gubernamental, un viernes, al caer de la tarde. Inolvidable. Lo más sorprendente ha sido reunir el material que doy a leer, y donde he buscado afirmar esa luminosidad que es Dolores Castro en mí, a otros. El lector se encontrará en un primer apartado con cuatro entrevistas; luego con textos escritos con motivo de sus homenajes; después abordo lo que llamo reseña, que no crítica literaria, para mostrar finalmente unos poemas dados con una enorme generosidad.

Hernán Lavín Cerda, poeta de nuestros tiempos, en esta obra dice la verdad, pero no la verdad light, sino ¡La Verdad!, como lo es el quehacer de la auténtica poesía, y la arroja al estilo siglo xxi. Según Nicanor Parra sus versos son como una explosión atómica. Y el reconocido escritor Antonio Skármeta dejó dicho en la Revista Marcha de Montevideo que la originalidad de Lavín Cerda nace, muere y resucita con lo terrible, con lo patético y con lo subversivo. Parece que eso lo define todo; sin embargo, hay que absorber su poesía para que nos duela de verdad lo terrible, para que nos conduela lo patético hasta la médula y para que cobremos el suficiente valor subversivo para soportar una auténtica explosión atómica dentro del alma.

Sala-comedor de un pequeño departamento de clase media universitaria. Repisas cargadas de libros forran las paredes. Mesa para seis. Sillón para tres. Puertas a las escaleras del edificio, a la cocina, al baño de visitas. Un breve pasillo conduce a las tres recámaras y al baño del fondo. Junto a la entrada del departamento, el estudio: un par de metros robados a la sala, con un librero haciendo las veces de pared divisoria; el espacio justo para una mesita de trabajo sobre la que, como eslabones de una cadena evolutiva, están formadas una máquina de escribir, una computadora de escritorio y una laptop.

La figura de Guadalupe Cárdenas representa una de las expresiones más relevantes del panorama literario del Estado de México; aunque nacida en el D.F., ha desarrollado y publicado la mayor parte de su obra en Toluca. Mi primer contacto con ella y mi gran descubrimiento fue a raíz del trabajo que realizamos la poeta Leticia Luna y una servidora, cuando decidimos reunir la antología V Siglos de poesía femenina en México para lo cual leímos a cientos de escritoras de todos los estados y regiones, incluyendo a las poetas indígenas. El registro que buscábamos estaba orientado a la patria y sus confines porque se acercaba la conmemoración del Bicentenario de la Independencia nacional y Centeneario de la Revolución mexicana y queríamos que las mujeres poetas de nuestro país tuvieran un espacio, como el que abrió José María Vigil en el siglo xix con su famosa Antología de poetisas mexicanas y posteriormente nuestra maestra y amiga Aurora Marya Saavedra con Las divinas mutantes.

Los estereotipos, lugares comunes y falsedades recu­rrentes sobre México —repetidas, utilizadas, insidiosamente multiplicadas— no pueden ocultar ciertas luces que, juntas, forman un haz digno de toda nuestra atención: ese haz luminoso es este libro antológico, suma de brillos y deslumbramientos. Son esos fulgores de México los que Isla presenta en estas páginas, convertidos, gracias a sus escrituras, en una serie de motivos de reflexión y denuncia, de crítica y análisis, de deconstrucción mítica y examen moral.

Kamikaze [sic], de Herson Barona, se terminó de imprimir en agosto de 2017, en los talleres gráficos de VEI Visión e Impresión, S.A. de C.V., ubicados en Nogal núm. 51, colonia Santa María la Ribera, delegación Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06400. El tiraje consta de 2 mil ejemplares. Para su formación se usó la tipografía Borges, de Alejandro Lo Celso, de la Fundidora PampaType. Concepto editorial: Félix Suárez, Hugo Ortíz y Juan Carlos Cué. Formación, portada y supervisión en imprenta: Carlos César Contreras Becerril. Cuidado de la edición: Cristina Baca Zapata y el autor. Editor responsable: Félix Suárez.

contingencia, de Alicia Genovese, se terminó de imprimir en enero de 2016, en los talleres gráficos de Jano, S.A. de C.V., ubicados en Ernesto Monroy Cárdenas núm. 109, manzana 2, lote 7, colonia Parque Industrial Exportec II, C.P. 50200, en Toluca, Estado de México. El tiraje consta de 2 mil ejemplares. Para su formación se usó la tipografía Borges, de Alejandro Lo Celso, de la Fundidora PampaType. Concepto editorial: Félix Suárez, Hugo Ortíz, Juan Carlos Cué. Formación, portada y supervisión en imprenta: Carlos Fernando Bernal Gutiérrez. Cuidado de la edición: Elisena Ménez Sánchez, Sofía Soares Romero y la autora. Editor responsable: Félix Suárez.

Con la llegada masiva de los inmigrantes haitianos a Tijuana, B. C., en 2016, entre otros deambulantes que se niegan a concluir su camino —a pesar de un sino trágico—, no hay más que abrir políticas culturales de integración ante este fenómeno social. En este sentido, el tema de la migración se refleja nuevamente en el escenario para declarar una posición crítica ante la indiferencia de los mexicanos y del gobierno actual. La cubeta de los cangrejos es un recuento de anécdotas y personajes que en un punto convergen para reconocer el testimonio de Elvia, una mujer que se resiste a quedarse en el límite de sus esfuerzos.

Páginas