Secretaría de Finanzas

Letras

Este libro contiene dos escritos fundamentales para conocer la relación de sor Juana Inés de la Cruz con la jerarquía de la Iglesia católica: la Carta de Puebla (1691), que es la inmediata y afectuosa contestación del obispo de esa diócesis, Manuel Fernández de Santa Cruz, a la célebre Respuesta a sor Filotea de la Cruz, así como la Carta de San Miguel (1692), del mismo autor, las cuales forman parte del entrañable intercambio epistolar que, según hemos descubierto, existió entre la poetisa y el prelado.
 
Ambas cartas pertenecen al acervo de la Biblioteca Palafoxiana. Alejandro Soriano Vallès las presenta en una cuidada edición que incluye introducción, estudio liminar y anotaciones detalladas.  
Después de la batalla de Curupaytí, tratando de volver entero, de salvar cuerpo y pensamiento, de conservar su humanidad, un médico abandona el campamento de Tuyutí. Debe entregar un caballo a los sobrinos del soldado moribundo que le arrancó aquella promesa antes de morir. En su travesía, el médico enfrentará las peripecias y peligros de un país que está mutando en su pasaje a la modernidad.
 
Ambientada en la guerra del Paraguay, en los genocidios cometidos para atender las exigencias británicas y del “proyecto nacional” del liberalismo, A dónde van los caballos cuando mueren, de Marcelo Britos, es una novela intensa que trasunta al realismo y que seduce con su prosa exquisita para volver a exhibir los horrores largamente silenciados.

Ciudad Juárez, entre 2008 y 2012. Los cárteles se disputan la plaza mientras el ejército y la policía federal la ocupan como si se tratara de un botín de guerra. Son los años de la furia, de la llamada guerra contra el narco. Los taxistas del sitio Moridero (Pocamadre, Zebulón, Blasillo, el Cuacua, Elvispresli y Víctor) intentan sobrevivir a vuelta de rueda tras la muerte. Son los testigos de una ciudad que se desmorona, que deja de existir, que cambia de piel, de una ciudad que se desgarra, sufre y llora. Con desengaño, con erotismo, con humor, con reflexión, los cuentos que integran esta obra de Ricardo Vigueras no sólo hablan de la violencia de unos años dramáticos, sino que conforman un fresco de lo que fue la vida cotidiana en Ciudad Juárez en aquellos días en que era difícil conceder un valor a la existencia humana.

Ricardo Chávez Castañeda encuentra un par de cajas con notas literarias en la Biblioteca de la Sogem. Los apuntes pertenecen a Rafel Martínez Lloreda, joven escritor desaparecido de manera misteriosa, en quien Chávez cree descubrir al mejor autor de literatura de terror que ha dado nuestra literatura mexicana y quien no dejó ninguna obra terminada.
  El creativo planteamiento de ocho cuentos, ocho notas y el ensayo crea una estructura que no separa géneros, construyendo, así, un libro elíptico que estudia, reflexiona y genera una brillante obra sobre la literatura de terror.
Esta novela narra la vida de la primera mujer que trabajó literariamente a otra mujer: Dorothy Schons (1890-1961), quien fue la primera acadé­mica­ en estudiar a sor Juana cuando esta autora novohispana aún no era tan reconocida. Desde su soledad en una universidad estadounidense, la profesora Schons llegó a pensar que era su amiga a casi tres siglos de distancia. Mientras el siglo xvii aceptaba a sor Juana, el siglo xx rechazaba a una mujer pensante a pesar de su doctorado. Esta novela es también una biografía de sor Juana escrita desde la perspectiva de una mujer sufriente.
Lecturas como ésta, en donde se piensa, se reflexiona, se goza del lenguaje y se ríe, se convierten en los textos inolvidables. Así, Génesis apócrifo no sólo nos transporta a otros universos, sino que siempre nos alboroza en la versatilidad de sus 25 relatos. De diferentes estilos acordes siempre con la trama, Sánchez Arteche hace lo que se le da la gana con el arte de la narrativa. Cada sociedad tiene una concepción de la congruencia y, de acuerdo con ella, percibe lo absurdo como tal. Ante esto, la descarga de la risa nos libera del humor, de la fatiga, y nos limpia como fresca agua de colonia.
Todo escritor tiene la necesidad congénita de contar más allá de lo que puede decir. Así, en Génesis apócrifo, Alfonso Sánchez Arteche colma su inclinación innata por engendrar la palabra urgente. Es un rapsoda moderno que de relato en relato nos recita en papel fragmentos memorables de vida que se han desinstalado de la tradición mítica para inventar su propio camino y que hacen de la palabra un carromato que transporta lo imposible.
Con la reedición de esta obra, rendimos homenaje a su autor, Héctor Morales Saviñón, en la celebración de sus 100 años de vida. Juanita relata la historia de una muchachita mestiza a partir de que una familia de clase media se la lleva a servir a su casa. El final es de la mejor manufactura por su lógica intachable y, a la vez, su sorpresiva conclusión. La anécdota, siempre interesante, queda, sin embargo, en segundo lugar ante dos factores aún más significativos: primero, por el pulcro relato —con el manejo inmejorable de la lengua—, el cual nos deja ver la forma de pensar y sentir de aquellos tiempos, dentro de un estilo que nos lleva por los vericuetos del argumento como si estuviéramos viendo una película, cualidad que, indudablemente resulta por demás atractiva para cualquier buen lector, y, segundo, por la precisa puntualidad de la atmósfera en que se desarrolla la trama: poco después de la Segunda Guerra Mundial.
 
El negocio de una mujer que arregla asuntos de amores y las trampas de un panadero sabedor, encargado de los registros civil y parroquial, son parte de la historia de Ocotepec de las Peñas, pueblo gobernado por corruptelas que perpetúan al partido oficial.
 
Los registros públicos se utilizan para hacer de las mentiras verdades oficiales, que se contraponen con las verdades secretas conocidas por la arregladera, las cuales, a la luz pública, son consejas y, por ende, mentiras.
 
Esta obra ingeniosa y juguetona es un guiso de herencias de novela picaresca española e idiosincrasia de pueblo mexicano.
 
Con La arregladera y el panadero sabedor, Ignacio Gómez-Palacio obtuvo, en 1997, el Premio Internacional de Novela “Vargas Llosa”, otorgado por la Universidad de Murcia, España.
La sirenología encuentra en los márgenes de los estudios literarios sustento teórico en la recopilación, sistematización y análisis de esta "ninfa marina con busto de mujer y cuerpo de ave", figura mitológica en ascenso socioliterario.
  El microrrelato latinoamericano no escapó a ese embrujo. En México los microcuentistas han utilizado a este personaje desde Julio Torri y Alfonso Reyes hasta Ana Clavel, si bien sus apariciones se remontan a la poesía novohispana con la Décima Musa.
  Esta antología de 60 microficciones documenta a la sirena en la narrativa hispanoamericana de los siglos XX y XXI.

Páginas