Secretaría de Finanzas

Mayor

Es de celebrar esta labor de un grupo de arquitectos de la UAEM que, con entusiasmo y esmero, han documentado textual y visualmente ese gran momento —pues no es más que eso en el largo tiempo de la historia— en el cual se gestó una caudalosa vertiente de la cultura subalterna: obra colectiva, anónima, sin pretensiones individuales, sin saberes académicos; pero no por eso menos verdadera, fruto de un pueblo modesto, creativo y fiel a sí mismo. Este libro no sólo habrá de nutrir el sentido del arraigo y del amor por lo nuestro, sino la conciencia de que es posible hacer algo para dignificar la imagen urbana de esos espacios inhóspitos que los mexiquenses, oriundos o migrantes desesperados, no se merecen.
Este libro está inspirado en la labor que los artesanos mexiquenses realizan día a día, en el paisaje, en los motivos alegóricos, en las costumbres y creencias transmitidas por generaciones anteriores; en cuyas creaciones se funde lo intangible de una tradición y una sensibilidad centenarias con lo tangible de figuras icónicas y objetos entrañables, en los que nos reconocemos como sociedad y que nos han hecho reconocibles en todo el mundo. La afortunada combinación de formas, colores y texturas que se reúnen en esta obra pretende alentar nuestro sentido de pertenencia a una tierra llena de historia y prometedora de futuro; además se espera que siga nutriendo y divulgando el sentido de identidad estatal.

 

Este libro se compone de tres partes: la primera reúne la cartografía antigua, del siglo XVI al XX; la segunda, contiene el estudio y descripción de una selección de mapas antiguos de localidades de la entidad mexiquense entre los siglos XVI y XVIII; y en la tercera se elabora una cartografía temática que da cuenta de la historia geográfica —o geografía histórica— del estado a través, por ejemplo, de la evolución de sus límites, demografía, procesos militares, salud y economía.

En este libro el autor nos comparte su vasta experiencia con respecto a los esfuerzos y las acciones que han llevado a cabo la sociedad y las instituciones de los tres niveles de gobierno en defensa del Nevado de Toluca. Ignacio Pichardo Pagaza nos obsequia una crónica extraordinariamente documentada y anecdótica acerca del proceso que llevó a la recategorización del Xinantécatl como Área de Protección de Flora y Fauna, además de acercarnos textos y fotografías de la ascensión al volcán de personajes célebres como Lázaro Cárdenas y Juan Rulfo. Este libro no sólo registra la documentación del esfuerzo ecológico realizado en este paraje, en sus páginas también incluye parte del acervo fotográfico y plástico de artistas que han detenido su mirada en nuestro majestuoso Guardián del Valle.

Contribuir a preservar en la memoria la cultura de los pueblos originarios es uno de los grandes aciertos de este libro, porque nos ayuda a rescatar y valorar su legado. Esta obra es una invitación para adentrarnos en un mundo mágico, y al mismo tiempo real, donde con seguridad encontraremos algunas de las raíces que nos permitirán absorber la savia cultural de quienes nos precedieron, un nutriente espiritual que nos impulsará hacia un futuro orgullosamente nuestro.
Con imágenes agudas, implacables por la minucia del detalle y la comprensión del conjunto, Guillermo Kahlo construyó un complejo universo visual. Un caso raro en el panorama de la fotografía en México. Como muchos extranjeros, llegó al país para probar fortuna y obtuvo una posición en el mundo fotográfico sin necesidad de recurrir al costumbrismo, uno de los temas predilectos de los forasteros, quizá porque, a diferencia de muchos de ellos, optó por integrarse a la sociedad mexicana a través de su oficio y su familia. Sin embargo, trabajó aislado, distante del gremio nutrido que operaba en la capital y de los protagonistas de la cultura porfiriana y revolucionaria con los que mantuvo una relación profesional.
En la historia del arte mexicano contemporáneo, José Guadalupe Posada (1852-1913) es una figura imprescindible. El testimonio de los llamados “tres grandes” de la pintura mural, Orozco, Rivera y Siqueiros, lo posiciona como un destacado maestro, cuya influencia continúa vigente. Posada es el eslabón que une el arte del grabado popular con la estampa moderna. Es una figura sin par, “el grabador de genio” y máximo exponente de su arte, aunque de manera irónica en vida no tuvo esa valoración y su obra fue poco apreciada por el ámbito cultural.
El libro consta de diez apartados y se trata de un acercamiento a los distintos procesos que ocurrieron a lo largo de la historia en el pueblo de Ozumba, así como de los acontecimientos que, a manera de una pintura, delinearon la historia de esa colectividad y de las instituciones que normaron su vida cotidiana.
En el Estado de México, la pirotécnica ocupa un papel medular, no solamente como tradición que acompaña los días festivos, sino como labor económica. Es por esto que el presente libro aborda el tema de manera global, desde la historia y situación actual de esta actividad, hasta el caso específico de su desarrollo en tierra mexiquense. Se presenta, también, una clasificación de los artefactos pirotécnicos, así como un maravilloso anexo fotográfico que da muestra del despliegue de creatividad que acompaña a esta tradición, y de los procesos y tecnologías que conlleva.
Este libro es, sin lugar a dudas, una joya editorial. Todo en él nos impele a ojearlo e inmediatamente a leerlo detenidamente para conocer más sobre algunas especies botánicas del Área Natural Protegida Tenancingo-Malinalco-Zimpahuacán, zona que contiene cerca de 50% de todas las especies registradas en el Estado de México. Así se rescata un valioso conocimiento ancestral, pues incluye nombres comunes y usos para cada especie tratada, además de la etimología de nombres científicos, su fenomenología y descripciones morfológicas.
  Cientos de horas de trabajo realizaron el prodigio de ofrecernos como producto, un tomo realmente bello, de los más finos regalos para los ojos y la sensibilidad del lector.

Páginas