Secretaría de Cultura y Deporte

Mosaicos Regionales

¿Cómo describir al municipio de Acolman? Tal vez la forma más sencilla para hacerlo sea decir que es un Pueblo con Encanto. Afirmar lo anterior será fácil de entender después de hojear esta obra, pues en ella se describen algunos de los sitios que lo distinguen como tal. Por ejemplo, quienes gustan del turismo cultural podrán descubrir que este municipio alberga los restos fósiles humanos más antiguos del país o el facsímil de la Tira de Tepexpan.

Por otra parte, aquellos interesados en las actividades al aire libre podrán recrearse al admirar algunas de las vistas que ofrece el mirador de La Rinconada o al imaginar la aventura de poder acampar en las Cuevas de la Amistad, parques ecoturísticos de suma importancia para la región. Es más, aquellos que prefieran el turismo de ocasión encontrarán en el exconvento agustino, recinto donde se celebraron las primeras posadas de México, una joya arquitectónica que desearán visitar en persona.

Ubicado territorialmente justo en el corazón de la patria, Aculco es uno de los Pueblos Mágicos del Estado de México, rebosante de historia y tradición cuyo atractivo reluce primordialmente por su propia fisonomía a base de cantera, su producción quesera y sus paisajes naturales.

Declarado Pueblo Mágico, Aculco es muestra del trabajo y la magia de las recias manos mexiquenses que, a través de su origen prehispánico, su comercio y sus leyendas, se erigió como paradero nacional de singular atractivo, siendo visitado y elogiado por personajes de relevancia nacional.

En Aculco, el lector hallará un libro itinerante entre sabores y paisajes; una obra testimonio de la voz artesanal, arquitectónica, espiritual y musical de un sitio que es orgullo de nuestra entidad y patrimonio humano.

Esta guía resalta aquellos acontecimientos que marcaron el paisaje material e inmaterial del territorio que hoy aprecia quien acude a El Oro, sin los cuales no atinaríamos a comprender cómo la riqueza metalífera existente daría lugar a distintas formas de organización económica, política y social a lo largo del tiempo histórico. El escrito recupera el afán humano por apropiarse de los recursos minerales desde el siglo XVIIIy analiza y describe las transformaciones que definieron los contornos actuales en su etapa posminera.

Quizá lo más relevante del trabajo literario del historiador Christian Bueno esté centrado en la recuperación del quehacer de los actores locales y la circulación de las ideas que nutrieron el dilatado proceso de sedimentación de una cultura diversa y plural. La comunidad de El Oro es eso: una posibilidad de caminos y capacidades humanas para incidir en los cambios desde su etapa mesoamericana hasta el futuro incierto del siglo XXI.

Malinalco resguarda manifestaciones que revelan una extraordinaria riqueza cultural y natural, esencia que desde la antigüedad ha provocado la admiración de propios y extraños. Este rincón mexiquense destaca por su herencia material, evidenciada en los vestigios arqueológicosp rehispánicos, en sus monumentos virreinales, en la arquitectura vernácula y en la diversidad biológica y paisajística, además del patrimonio cultural intangible patente en las ceremonias, las fiestas, la culinaria, la medicina herbolaria y demás saberes, características que configuran la magia que, inexorablemente, fascina a todo aquel que lo visita. Actualmente Malinalco enfrenta un gran desafío: conservar sus esencias ante los vertiginosos cambios de nuestros tiempos. Sirva pues este libro como un referente de lo que distingue a Malinalco, peculiaridades que debemos conservar a fin de que siga siendo un auténtico Pueblo Mágico.

Metepec posee atributos simbólicos, históricos y culturales que le valieron el nombramiento de Pueblo Mágico por parte del gobierno federal. La riqueza turística que este bello municipio ofrece a locales y extranjeros es reconocida por todos los viajeros ávidos de adentrarse en lugares mágicos, únicos y representativos. Para comprender la realidad actual de Metepec se necesita caminar por sus calles, admirar su artesanía, divertirse en sus festivales, pero, sobre todo, convivir con su gente, que siempre espera gustosa la llegada de los visitantes para brindarles lo más valioso de este lugar con alma de barro.

Tlalmanalco recorre en sus páginas las delegaciones y pueblos que conforman este municipio, ubicado a los pies de la magnífica montaña nevada Iztaccíhuatl, al sureste del Estado de México. Es uno de los municipios más completos en historia, cultura y recursos naturales. La belleza de sus muchos parajes arbolados deja huella en quienes los visitan. La riqueza de este Pueblo con Encanto es digna de ser disfrutada por propios y extraños.

¿Quién se privaría de afirmar que su pueblo, su ciudad, su país son únicos y maravillosos? Pocas personas. Es por ello que al afirmar que Valle de Bravo es asombroso y espectacular, muchos pensarán que se trata de un exceso (propio de un libro del presente corte). Para verificar que en este caso la afirmación es verdadera, invito al lector a un paseo donde podrá admirar fotografías de la región, mientras conoce anécdotas  originales de un poblado en donde la conservación arquitectónica y los paisajes naturales han promovido la bonanza económica y el desarrollo cultural.
A lo largo de esta obra podrá comprobarse que Valle, como se le conoce, es un lugar donde las montañas, los ríos, los bosques y las cascadas se conjugan a la perfección con los deportes extremos, los festivales, los museos y las galerías de arte. Quien lea este libro confirmará el porqué "existen lugares en el mundo igual de bellos a Valle, pero no más bellos que Valle.

Villa del Carbón es más que un municipio, pues el magnetismo de su gente, de sus calles y de su arquitectura colonial evoca al pasado, que aún en la actualidad no pierde su tranquilidad; ambiente que contrasta con los vigorosos días en el centro histórico, donde el visitante podrá encontrar una amplia gama de artesanías características del lugar, restaurantes, hospedaje, mercados y tianguis. Pero si prefiere el ejercicio entre la naturaleza y las montañas, podrá visitar los centros ecoturísticos, como Llano de Lobos, Taxhimay o la presa El Llano, donde disfrutará de paseos en la naturaleza con hermosas puestas de sol, actividades de convivencia familiar y prácticas deportivas. Es el momento adecuado para hacer una pausa en las faenas diarias y visitar, a través de estas páginas, un fascinante municipio que comparte su espacio y tiempo para empezar una agradable aventura turística, relajante e inolvidable.