Pasar al contenido principal

Identidad

El Congreso Constituyente del Estado Libre y Soberano de México, 1917, obra coordinada por el historiador Gerald L. McGowan, se publica en su segunda edición, para conmemorar el primer centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de México.

Gran parte de este ejemplar lo conforma el importante material histórico que recopilaron y sistematizaron el coordinador y Yolanda Sandoval Santana, el cual está integrado por documentos originales que sirvieron para formar la Constitución estatal de 1917, y se agrupa en tres partes: las actas de la XXVI Legislatura del Estado de México, las actas del Congreso Constituyente del Estado de México de 1917 y el proyecto, el dictamen y la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de México expedida también en 1917.

Estos documentos contribuyen a entender que la principal tarea legislativa del Congreso Constituyente estatal fue convenir la Constitución política de la entidad con los requerimientos gubernativos locales, pero acorde con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como norma suprema del país, que organizó y distribuyó el poder entre la federación y las entidades federativas.

No sólo la Constitución federal de 1917 fue la base jurídica para reconstruir la nación posrevolucionaria sino cada una de las constituciones de las entidades federativas, entre ellas la del Estado de México.

Al escuchar las palabras Revolución mexicana, nuestra mente recuerda rápidamente los escenarios en donde se llevaron a cabo grandes combates; recordamos fotografías en blanco y negro donde aparecen hombres con grandes sombreros y carabinas 30-30; evocamos la tonadita de corridos populares como “la Adelita” y “la rielera”, entre otros; sin embargo, pocas veces nos situamos en nuestro terruño, ya sea pueblo o municipio, la mayoría de las ocasiones el pensamiento que se genera es “aquí no pasó nada” o, como dijeran en aquel tiempo, “la bola no llegó aquí”.

La experiencia generada por la violencia no se limita a la permanencia en situación de maltrato; representa mucho más pues ésta se corporiza y vuelve crónicas sus heridas, que se manifiestan en sentimientos de culpa, estrés, ansiedad, conductas adictivas y dificultad para relacionarse con los otros, en el marco de un profundo desgaste físico y psicológico, pero sobre todo emocional. Todo ello fragmenta los tejidos no sólo al interior de la familia, sino de la sociedad en su conjunto. La violencia contra las mujeres constituye, hoy en día, un importante y lastimoso problema social.

El estudio de la administración pública en el ámbito histórico, polí- tico, educativo, económico, administrativo, y en general en los diversos ramos que la componen, en nuestro país ha tenido, en los tiempos recientes, un periodo de avance en relación, desde luego, con épocas pretéritas. En las últimas tres décadas se ha facilitado con profusión, la publicación de numerosos trabajos de esta naturaleza, debido, fundamentalmente, a la creación de instituciones educativas encargadas de la formación de profesionales del ramo.

Reflexionar sobre la identidad propia es sin duda la más filosófica de las preguntas que nos podemos formular. Los cuestionamientos ¿quién soy? y ¿para qué soy? que inauguran todo examen sobre el hombre en general no son un asunto menor y deben encararse con un alto grado de honestidad intelectual.

Los textos incluidos en este volumen fueron publicados por primera vez en ediciones del Gobierno del Estado de México —a través del Consejo Editorial de la Administración Pública Estatal (ceape)—, la Universidad Autónoma del Estado de México (uaem) y el Ayuntamiento de Toluca. Las fechas de publicación (entre 1994 y 2013) coinciden en términos generales con el programa Crónica Universitaria, que fue creado en 1993 y continúa vigente. Antes de ese año la historiografía de la universidad se cultivaba de manera espontánea entre académicos e historiadores interesados en el pasado institucional. Así, aparecieron artículos, crónicas, efemérides y reseñas en diversos medios.

Esta biografía, con tintes literarios, hermana varias metodologías y lenguajes historiográficos. Cuenta la vida y obra de una mujer excepcional; las múltiples capacidades que le permitieron librar los obstáculos propios de una sociedad patriarcal, superar el rechazo de sus contemporáneos y enfrentarse sola al problema de su supervivencia y la de sus hijos. Nacida en cuna ultraconservadora, fue liberal radical. De temperamento rebelde, padecía de melancolía, enfermedad propia de espíritus sensibles y elevados como los de aquellos poetas que, como ella, cultivaban las letras y el periodismo. Siendo soltera concibió un hijo del poeta más querido de la república restaurada, Manuel Acuña, y después tuvo siete hijos más con el primer poeta modernista de México, Agustín E. Cuenca. Fue normalista, novelista, cuentista y pedagoga. Sin duda, Laura Méndez de Cuenca puede ser considerada una de las mentes más luminosas de su tiempo —por su talento literario y sus propuestas pedagógicas— y una de las primeras mujeres en abrir brecha en el campo del feminismo.

Esta biografía, con tintes literarios, hermana varias metodologías y lenguajes historiográficos. Cuenta la vida y obra de una mujer excepcional; las múltiples capacidades que le permitieron librar los obstáculos propios de una sociedad patriarcal, superar el rechazo de sus contemporáneos y enfrentarse sola al problema de su supervivencia y la de sus hijos. Nacida en cuna ultraconservadora, fue liberal radical. De temperamento rebelde, padecía de melancolía, enfermedad propia de espíritus sensibles y elevados como los de aquellos poetas que, como ella, cultivaban las letras y el periodismo. Siendo soltera concibió un hijo del poeta más querido de la república restaurada, Manuel Acuña, y después tuvo siete hijos más con el primer poeta modernista de México, Agustín E. Cuenca. Fue normalista, novelista, cuentista y pedagoga. Sin duda, Laura Méndez de Cuenca puede ser considerada una de las mentes más luminosas de su tiempo —por su talento literario y sus propuestas pedagógicas— y una de las primeras mujeres en abrir brecha en el campo del feminismo.

Páginas

Premium Drupal Themes by Adaptivethemes